Año 2022, por una mayor educación financiera

Recursos Humanos y la continuidad

Marta Pedrero

Bienvenido y deseado 2022, que, entre otras cosas, nos trae grandes novedades en materia laboral, fiscal y de previsión social bajo el paraguas de la actual crisis sanitaria, pero con un mayor grado de optimismo.

Durante estos dos últimos años nos hemos encontrado con la necesidad de incorporar y desarrollar nuevas formas de trabajo, de socialización y ocio, así como, en algunos casos, la obligatoriedad de reinventarse tanto a nivel personal como profesional. Resiliencia se ha convertido en la palabra de moda y en la actitud de la mayoría de los ciudadanos.

Ha sido un periodo en donde como consecuencia de la restricción impuesta y el temor al contagio el ahorro individual en 2020 alcanzaba un 14,7% de su renta disponible, la tasa más alta en los últimos 40 años. Si bien estos niveles de ahorro no se han mantenido en 2021 en donde se ha vuelto a incrementar el gasto como consecuencia la reducción de restricciones situándose la tasa de ahorro familiar en un 8,8% de la renta.

Es una evidencia que las situaciones externas nos obligan en muchas ocasiones a cambiar nuestros hábitos si bien, y en lo referente al ahorro, deberíamos ser más conscientes de su importancia y de la necesidad de llevarlo a cabo con independencia de sucesos externos que puedan acontecer. El ahorro en las familias lleva intrínseco un factor muy personal y depende a su vez de muchos factores, pero es claro y notorio que, la influencia de la educación financiera junto con el nivel socioeconómico familiar determina y predisponen el nivel de ahorro.

De acuerdo con el informe llevado a cabo por el Observatorio de Ahorro Familiar (OAF) “Determinantes del ahorro de los hogares: la educación financiera protagonista”, se ha demostrado que el 80% de los hogares que cuentan con educación financiera dedican ciertos ingresos para su ahorro futuro cifra que contrasta con que casi un 90% de las familias españolas no conocen los vehículos de inversión para gestionar sus activos y un 44% no cuenta con conocimientos básicos de tipo financiero.

Poder acceder a este tipo de información que permita al individuo tomar decisiones en base a su cultura financiera es un reto actual que se está trabajando y sobre el que se están tomando medidas. Son muchos colegios y universidades los que imparten sesiones informativas que ayudan a entender la importancia del ahorro y a dar herramientas a los alumnos para trabajar en su planificación financiera.

Por otro lado, y desde el punto de vista empresarial, cada vez es más común que las empresas dentro de sus programas de bienestar introduzcan los aspectos financieros a través de talleres en vivo, podcast, webinars, así como manuales básicos financieros en donde se traten temas relacionados con: terminología básica, primeros pasos para una correcta planificación financiera en el corto y largo plazo, variables para conocer tus ingresos a la jubilación, etc…

El programa de bienestar financiero para los empleados puede venir acompañado de la oferta de un vehículo financiero en donde poder realizar sus aportaciones a la jubilación. Si bien hay variedad respecto a los vehículos de ahorro en las empresas, los que permiten aportaciones voluntarias de los empleados a través de la flexibilización salarial son una de las soluciones más rápidas y fiscalmente eficientes para ayudar a mejorar el ahorro de los empleados y eliminar la barrera de los nuevos límites de aportación de ciertos sistemas de ahorro a largo plazo.

Hasta el año 2021, el límite de aportaciones a sistemas de jubilación (Plan de Pensiones, Plan de previsión social empresarial) ascendía a 8.000€ entre empresa y trabajador. En 2021 y su posterior modificación en 2022 en la Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) se establece una reducción del límite de aportación a los sistemas individuales. Actualmente este límite se encuentra en 1.500€, si bien se incrementa la posibilidad de aportar a planes de empresa, siempre y cuando el empleado aporte igual o por encima de lo aportado por el trabajador con un tope de 8.500€.

Por todo ello, obtener de forma sencilla y regular información actualizada de las novedades o cambios legislativos en materia de previsión social, fiscal o laborar, y contar con vehículos financieros en las empresas que faciliten el ahorro del empleado son elementos diferenciales que contribuyen a mejorar significativamente la situación financiera actual y futura de éste.

Estas acciones ayudan a las empresas a trabajar el bienestar de sus empleados desde una perspectiva más completa consiguiendo no solo una mayor fidelización y compromiso del empleado en el corto plazo sino una sostenibilidad futura y beneficio para la empresa. 


También puedes escuchar el podcast aquí



¿Necesita más información?

Contacte con nosotros

*Campos obligatorios