Impacto de la voz del empleado en la definición de las nuevas formas de trabajo

Recursos Humanos y la continuidad

Juanvi Martínez y Ester Tapiador

Los empleados están teniendo un viaje difícil este año. La crisis del Covid-19 ha alterado sus vidas personales y sus carreras profesionales.

Si lo analizamos desde el punto de vista de las organizaciones, el impacto, aunque diferente según la industria, ha sido en términos generales devastador. Muchas compañías se han visto obligadas a modificar la forma en la que operaban, y a cambiar drásticamente sus formas de trabajar para poder seguir navegando de manera efectiva en este entorno de alta volatilidad e incertidumbre.

Hoy en día, hay un elevadísimo consenso acerca de que el trabajo no volverá a ser igual que antes, con una creciente incidencia de la flexibilidad, el trabajo remoto y la digitalización. Este nuevo entorno está generando oportunidades para que las compañías puedan construir vínculos directos y de confianza con sus empleados.

El contexto económico ha cambiado. Las empresas necesitan restablecer o ajustar sus estrategias, y muchas tendrán que reestructurar sus costes para adaptarse al nuevo entorno, a la vez que mantienen conectados y comprometidos a los empleados y aseguran una activa gestión del talento.

Las compañías líderes escuchan y actúan haciendo lo que es correcto de cara al futuro, a la vez que mejoran la experiencia de sus empleados, poniendo a las personas en el centro como elemento clave para navegar con éxito en esta etapa de disrupción y desconcierto, y para garantizar la atracción y retención del talento ahora y en el futuro.

En Mercer definimos la experiencia de empleado como la intersección entre sus expectativas, su entorno organizativo y los eventos que conforman su ciclo de vida dentro de la organización.

La forma en que las organizaciones gestionen a las personas en momentos de cambio como éste, definirá su relación con ellos en el futuro. Integrando la voz de los empleados en sus propios procesos, y centrándose en mejorar su experiencia, las organizaciones pueden generar importantes resultados incrementando los niveles de compromiso y productividad, y mejorando su innovación, rentabilidad, satisfacción del cliente e imagen de marca.

Tener una estrategia de escucha activa de los trabajadores es uno de los aspectos clave para mejorar la experiencia de empleado. Una comunicación abierta, transparente y constante, fomenta un buen clima laboral, una mayor motivación y centra la energía de los empleados en la consecución de los objetivos de la compañía.

Desde Mercer, ayudamos a las compañías a mejorar la experiencia de sus empleados, estableciendo estrategias de escucha activa ágiles y rentables, integrándolas en la nueva agenda del negocio.

¿Necesita más información?

Contacte con nosotros

*Campos obligatorios