La gran dimisión: ¿realidad o ficción?

Recursos Humanos y la continuidad

Alonso Roquero

Mientras los mercados se recuperan del impacto económico de la pandemia, las empresas luchan por atraer y retener al talento crítico. Los empleadores que deseen diferenciar su propuesta de valor para los empleados (PVE ó EVP) pueden empezar por escuchar la voz de los empleados, para identificar a los posibles generadores de valor para su plantilla. Esto pasa por crear programas específicos que consigan entrar en la mente de los empleados y explorar sus puntos de vista sobre el trabajo y el entorno de trabajo, para así entender cómo pueden satisfacer mejor las necesidades de sus empleados.

El mercado laboral ha experimentado niveles récord de rotación durante el último semestre, pero ¿qué podemos esperar en este 2022 y más allá? En general, 3 de cada 10 empleados están pensando en dejar su empresa, lo cual no difiere mucho de los datos históricos, tanto durante la pandemia como antes. Sin embargo, los trabajadores de primera línea o blue collars son mucho más propensos a considerar la posibilidad de marcharse, y a un ritmo considerablemente mayor que los patrones históricos.

¿Qué es lo más importante para los empleados?

Las empresas pueden tratar de entender las necesidades insatisfechas de su plantilla examinando sus principales preocupaciones tanto dentro como fuera del trabajo. Los estudios y programas de escucha realizados en cientos de organizaciones indican que, en general, las preocupaciones de salud física encabezan la lista -no es de extrañar durante una pandemia-, pero el equilibrio de la vida laboral y la salud mental ocupan los puestos número dos y tres.

Al profundizar en el tema, vemos que las principales preocupaciones varían mucho entre los distintos segmentos de la plantilla, lo que sugiere la necesidad de una propuesta de valor más específica para los distintos segmentos de la plantilla.

¿Cuál es la principal preocupación de los trabajadores?

Los empleados que trabajan a distancia también están preocupados por su salud física cuando se plantean volver a las oficinas, pero los niveles de preocupación son mucho más pronunciados entre los empleados que tienen familia personas a su cargo. Los empleadores tendrán que seguir siendo flexibles, mientras navegamos por este último aumento de COVID-19, en particular para los padres que trabajan y otros que cuidan de poblaciones vulnerables.

¿Qué pueden hacer las empresas para atraer y retener la mano de obra que necesitan?

La compensación y los beneficios son prioridades claras entre todos los trabajadores, pero los empleados también sienten los efectos del agotamiento y buscan un futuro más flexible. Las empresas que aborden estas prioridades obtendrán una ventaja competitiva a la hora de atraer y retener a los trabajadores y sin duda, las empresas ganadoras serán aquellas que sepan entender las necesidades de su plantilla para fomentar un mayor compromiso, y crear una propuesta de valor para el empleado que atraiga y retenga el talento en armonía con la nueva cultura organizativa.


También puedes escuchar el podcast aquí



¿Necesita más información?

Contacte con nosotros

*Campos obligatorios