METTL, tecnología de alto impacto para recursos humanos

Recursos Humanos y la continuidad

Jordi Fabregat

Nada descubrimos al decir que el Covid-19 ha sido el mejor agente de cambio que todos hemos conocido y probablemente conoceremos. Ninguna revolución de las que la Humanidad ha conocido ha sido nunca ni tan rápida ni tan global. Ya no podremos decir que desconocemos lo que implica una difusión viral.

Hasta la llegada del Covid-19, en recursos humanos hablábamos de la digitalización con la boca pequeña, como algo diferencial, como algo trendy y, con toda claridad, como algo razonablemente voluntario. Pero con el Covid-19 hemos despertado un nuevo paradigma que, aun sin quererlo, nos ha hecho a todos post-digitales, tanto a los millenials como a los que, ni con ayuda, superábamos el nivel 1.0. Durante la crisis, muchas organizaciones han conseguido en días lo que han perseguido desganadamente durante años y, además, con un éxito abrumador: las decisiones son más veloces y acertadas, la innovación se ha extendido a todos los rincones y niveles, y el teletrabajo, ay el teletrabajo, con su endemoniada hiper-flexibilidad, ha pasado de beneficio a práctica casi general: ahora ya todos sabemos lo que es dormir en la oficina.

Con el Covid-19 han emergido, y convertido en críticas, capacidades de liderazgo que ni creíamos que existían. La vuelta a la normalidad puede poner en riesgo todos estos logros si no hacemos un empeño explícito por interiorizarlos y sistematizarlos en la vida de nuestras organizaciones, en sus modelos operativos.

El nuevo paradigma ha cambiado las formas de hacer y de vivir en las organizaciones y también nuestras relaciones personales. Para los que nos dedicamos a la mejora de la experiencia de las personas en las organizaciones, se abre un mundo de posibilidades más amplio cuanto más investigas sobre él. Los procesos, más o menos clásicos de recursos humanos, no escapan a estas posibilidades y sueñan con una proyección y alcance sin precedente. Y el de talento es uno de los que mejor sale parado. Lo digital abre al talento una nueva ventana al mundo y le proporciona un telescopio electrónico. La geografía desaparece de la ecuación y las soluciones, lógicamente, se vuelven infinitas. Ese es el terreno en el que sale a jugar nuestra herramienta METTL.

METTL es un concepto brillante, y más aún porque proviene de un tiempo anterior al Covid-19 al que éste le ha dado la proyección que merece. METTL es un prodigio tecnológico capaz de radiografiar los fundamentos que hacen talentosas y valiosas a las personas en las organizaciones por medio de inteligencia artificial y la ciencia del big data. Es un orgullo dar a conocer METTL y observar las caras de admiración que deja en los clientes de Mercer a medida que descubren sus capacidades.

Con menores limitaciones geográficas y alcance más global, METTL se convierte en un aliado perfecto para la gig economy y los talent pools de los que ya algún profesor chiflado nos hablaba hace unos años mientras nosotros poníamos cara de “eso no lo verán mis ojos…”. Pues esa es la partida que METTL quiere jugar y lo bueno es que METTL está en nuestro equipo. ¡Qué suerte!

¿Necesita más información?

Contacte con nosotros

*Campos obligatorios