Nuevos retos para el ramo de seguros personales

Recursos Humanos y la continuidad

Marta Gurtubay

La crisis sanitaria y económica que padecemos a consecuencia del Covid-19 está suponiendo una conmoción en la actividad económica sin precedentes, y el sector asegurador no es ajeno a lo que está ocurriendo.

Desde un punto de vista de los seguros personales a nadie se le escapa que la alta mortalidad del Covid-19 ha supuesto una sobremortalidad del 70% en la población española y que, según datos del Ministerio de Sanidad, estamos hablando de más de 31.000 fallecidos a consecuencia de esta lacra.

Participen o no de algún seguro de vida o accidentes los anteriores, está claro que este riesgo deberá ser catalogado y que quizá de su valoración se deriven incrementos en tasas en las renovaciones futuras, o posibles variaciones en la redacción de los condicionados de las pólizas a consecuencia de esta circunstancia tan excepcional.

Hemos visto como, por ejemplo, los contagios y fallecimientos por el Covid-19 del personal sanitario serán considerados como accidente laboral según el Real Decreto Ley 19/2020, de 26 de mayo y sus sucesivas actualizaciones. Deberíamos preguntarnos si, a la vista de lo que está ocurriendo, esta medida cubre las necesidades básicas de protección del trabajador y si deberían extrapolarse a otras profesiones esenciales como policías, docentes y militares, e igualmente a otros sectores sin necesidad de ser esenciales.

Ante esta situación, y mientras que sea considerado como accidente laboral, la carga de la prueba recae en el perjudicado y en este punto la problemática es clara, ¿cómo probar que la infección se produjo en el ámbito laboral? En el caso de ser considerado enfermedad profesional, se presupone que el contagio es en el trabajo. El Real Decreto 257/2018 de 4 de mayo, que trata de velar por la protección de los trabajadores, establece un cuadro dinámico de enfermedades profesionales, las pautas para las nuevas calificaciones y los órganos encargados de su evaluación.

Si pudiéramos probar la conexión entre el Covid-19 y el trabajo ¿podría dar lugar ésta a una incapacidad? Los expertos apuntan que sí, sin embargo, no ha pasado tiempo suficiente para valorar las secuelas de esta pandemia y tendremos que esperar a su evolución y al comportamiento de esta segunda oleada. Muy presente debemos tener la posibilidad de que fuera considerado como una enfermedad común y que pudiera afectar también a los seguros de Vida.

Desde Mercer tratamos de ser proactivos para ofrecer la mayor seguridad a nuestros clientes y guiarles en estos momentos tan difíciles, por lo que planteamos ciertas consultas al mercado asegurador.

En el ramo de los Seguros de Vida, la casi totalidad de las compañías aseguradoras consultadas indicaban que un eventual siniestro derivado del Covid-19/Pandemia estaría cubierto, escuchando así también las recomendaciones de Adecose. Los seguros de Decesos, en los que sí es práctica habitual encontrarse la limitación de la pandemia, están reforzando su atención remota y seguimiento del siniestro.

En cuanto al ramo de los Seguros de Accidentes, como hemos visto con anterioridad, habría que estudiar caso a caso y tendríamos que estar muy atentos al legislador.

Estimamos, como conclusión, en futuras renovaciones, las compañías aseguradoras deberían estudiar la viabilidad de establecer una tarificación para el Covid-19/pandemia, de la misma manera que poco a poco se fue incluyendo tarificaciones específicas para el infarto de miocardio y los accidentes cerebro-vasculares, e instar a las compañías aseguradoras a que parametricen expresamente esta nueva situación epidemiológica.

Finalmente, también hay quien apunta a que una declaración de pandemia, como lo ha sido el Covid-19, pase a formar parte de los riesgos consorciales, debiendo por tanto incorporar estos seguros de Vida y Accidentes un recargo adicional para cubrir esta eventualidad.

¿Necesita más información?

Contacte con nosotros

*Campos obligatorios