Tendencias globales de talento 2022

Recursos Humanos y la continuidad

Juanvi Martínez

El trabajo puramente presencial parece haber quedado atrás después de una pandemia que ha cambiado notablemente las relaciones laborales y el concepto que teníamos de flexibilidad. Ahora muchas empresas se están replanteando sus prioridades de negocio, rediseñando sus estrategias e impulsando los valores de sus empleados con el objetivo de retener el talento y aumentar la productividad.

Las empresas maniobran para contrarrestar el agostamiento que comienza a hacerse patente en muchas plantillas. De hecho, según el Estudio de Tendencias Globales de Talento 2022 de Mercer, el 81% los trabajadores afirma sentirse en riesgo de agotarse este año.

Aunque es cierto que la sensación de mejora profesional ya la notan un 63% de los empleados, no está llegando por igual a todos los territorios y son los europeos los menos optimistas, apenas alcanza al 56%.

Junto a este reto de mejorar la satisfacción de sus empleados, los directivos han incorporado otra serie de prioridades a su agenda para los próximos tres años. Entre las más destacadas a nivel global se encuentran la ciberseguridad, los mecanismos de resiliencia del negocio –frente a posibles nuevos brotes de covid-19 o interrupciones de suministros– y la aceleración de la digitalización.

En este sentido, quiero destacar 5 tendencias que las empresas más competitivas están poniendo en práctica:

1.     Recalibrar las prioridades

La reputación de una compañía se ha convertido en un elemento clave para atraer talento, un factor que ha escalado hasta la segunda posición –después de la estabilidad laboral– desde la novena que ocupaba antes de la pandemia.

Para que una organización pueda adaptarse a los valores cambiantes de los clientes, empleados e inversores y mantener al mismo tiempo una posición relevante, es necesario que reconsidere sus prioridades y configure un nuevo modelo operativo de trabajo que sea adaptable, que conecte a las personas para trabajar de manera más fluida y mejore la experiencia del empleado.

2.     Trabajar en colaboración

Trabajar en colaboración significa reevaluar la relación entre empleado y empleador de manera que se plantee la relación laboral como una 'asociación' en lugar de un 'liderazgo'. El objetivo es que todos sientan que reciben un trato justo y se benefician de una relación equitativa, independientemente de su situación laboral y del trabajo que realicen. Así, el Estudio muestra que las personas ya no quieren trabajar para una empresa, sino que buscan trabajar con una empresa.

3.     Proporcionar un bienestar completo

La pandemia expuso y empeoró las brechas de salud y riqueza para diferentes poblaciones, lo que pone de manifiesto que la accesibilidad y asequibilidad de la atención no es suficiente. En este sentido, uno de cada tres empleados afirma que sacrificaría un aumento de sueldo por mayores beneficios de bienestar para ellos mismos o sus familias. Frente al riesgo de absentismo por enfermedad, la mayoría de los directivos afirman que invertir en la salud y bienestar de los empleados es una iniciativa que podría proporcionar el mayor retorno de la inversión reduciendo los niveles de absentismo.

4.     Construir la empleabilidad

Restablecer la agenda de habilidades para satisfacer las necesidades de talento actuales y futuras garantizará que las personas sean y sigan siendo empleables. Los modelos basados en habilidades están permitiendo a las organizaciones desplegar talento de manera más flexible y aprovechar grupos de talento más amplios y diversos. Una recapacitación que plantea un reto añadido a los departamentos de recursos humanos: que una vez adquiridas las nuevas capacidades el talento, el talento abandone la empresa.

5.     Aprovechar la energía colectiva

Las empresas, debido a la situación sanitaria, se vieron obligadas a adoptar rápidamente nuevas tecnologías, modelos de negocio y formas de trabajar. Experimentar este nivel de cambio en tan poco espacio de tiempo ha pasado factura. El porcentaje de empleados que afirma sentirse con energía ha disminuido significativamente: del 74% en 2019 al 63 % este año, el nivel más bajo en los siete años de historia de este estudio. Pero al mismo tiempo, los empleados son más optimistas sobre lo que depara el futuro: ya la mitad de ellos espera que sea más equilibrado, con más tiempo para la familia, el tiempo libre, la salud y el aprendizaje.


También puedes escuchar el podcast aquí



¿Necesita más información?

Contacte con nosotros

*Campos obligatorios