Hacia un cambio de metalidad: Ahorro individual

Hacia un cambio de metalidad: Ahorro individual

Capital intelectual /

Hacia un cambio de metalidad: Ahorro individual
Calendar16 mayo 2018

Autoras: Marta Pedrero y Paola Panizo

En muchas ocasiones hemos tenido la intención de comenzar a ahorrar pensando en un plan para el futuro, y nos ha resultado una tarea ardua.

En nuestros hábitos de ahorro ha influido mucho que hasta la actualidad, las pensiones públicas hayan sido generosas y suficientes. Esto provocaba que en general no necesitáramos pensar en ahorrar para la jubilación porque con los ingresos que íbamos a recibir del Estado estábamos cubiertos en una buena medida.

Sin embargo, en la actualidad nos encontramos que el sistema público está sufriendo recortes en sus pensiones, y se desconfía de su sostenibilidad en el largo plazo. Por esto, es imprescindible que asumamos esta nueva realidad y nos convirtamos en actores principales en donde el ahorro individual juega un papel crucial para la jubilación.

El principal reto con el que nos encontramos cuando queremos planificar nuestros ahorros a la jubilación es que nuestros planes de ahorro suelen ser a corto/medio plazo. Nos cuesta ser constantes y no gastarnos este en cualquier imprevisto que tengamos afrontar.

Para crear un hábito de ahorro debemos empezar con acciones sencillas y realistas. Marcarnos una meta a un corto/medio plazo es más alcanzable que un objetivo a largo plazo como nuestra jubilación. Sin embargo, debemos ir trabajando en fijarnos nuevos retos con un horizonte temporal más largo para ir provocando un cambio de mentalidad que nos ayude a interiorizar esta conducta.

Entendemos un primer paso para el ahorro, conocer en qué gastamos nuestro dinero. Es importante analizar los componentes de nuestros gastos con el objetivo de detectar las ineficiencias para transformarlas en mejoras que ayuden a mejorar nuestra economía doméstica.

Para ello, debemos anotar detalladamente las partidas de gastos a las que destinamos nuestros ingresos y en qué medida lo hacemos. Dado que estamos en la era digital, contamos con una gran variedad de herramientas a nuestro alcance que nos ayudan a gestionar nuestros gastos a través de información de nuestros hábitos de consumo.

A continuación tenemos que analizar cómo encajar nuestro ahorro en nuestra rutina. Debemos concebir el ahorro como una partida más de los gastos mensuales, y no ajustarlo al sobrante del mes. El ahorro debe ser un importe prefijado y de igual importancia que el resto de gastos básicos.

Para crear el hábito de ahorro proponemos empezar con un método sencillo que se basa en distribuir el ahorro durante las cincuenta y dos semanas del año. Este reto consiste en ahorrar una pequeña cantidad de dinero en la primera semana e ir incrementándola ligeramente semana tras semana con el objeto de obtener: una sistematización del ahorro, un cambio de mentalidad e ir creando un fondo para nuestra jubilación.

Crear el hábito de ahorro nos ayudará a concebir el mismo no como un sacrificio hoy, sino como una financiación de nuestro bienestar futuro a través del cual podremos alcanzar nuestras metas para vivir la jubilación como deseamos.

  ¿Necesita más información?
Contacte con nosotros
*Campos obligatorios