Reto superado: Christian Silva completa con éxito la Titan Desert 2020

La Titan Desert es una carrera de mountain bike por etapas conocida por todos los aficionados a la bicicleta de montaña que quieren superarse y vivir una experiencia única.

El deportista y empleado de Mercer España Christian Silva, aun habiendo perdido su brazo izquierdo en un accidente, ya participó en la edición 2018 de la competición de ciclismo de montaña más dura del mundo y no dudó en repetir este año: "Sólo quería ponerme a prueba y demostrarme que podía hacer cualquier cosa”.

Para esta edición, Christian quiso compartir su nuevo reto: la Titan Desert 2020, con su compañía Mercer con quién comparte valores: “Lo que me empujó a participar en la prueba fue la superación personal, la exigencia física y mental que conlleva”.

La Titan Desert 2020 se celebró el pasado 2-5 de noviembre, una carrera marcada por un estricto protocolo Covid-19 para las casi 1.000 personas que formaron parte de la caravana Titan. Mercer quiso apoyar a Christian a lo largo de sus 5 etapas, en las que no dejaron de aflorar los valores que ambos comparten: esfuerzo, perseverancia, solidaridad, trabajo en equipo y afán de superación:

Etapa 1: El Toyo > El Toyo, 100 km

Cerca de 400 ciclistas tomaron la salida, afrontando los 100 kilómetros y 1.500 metros de desnivel de un recorrido en bucle. Christian terminó la primera etapa con un mejor resultado de lo previsto: “Muy contento con el resultado obtenido, terminando mucho más rápido de lo que había esperado. Ahora, vamos a seguir sumando.”

 

Etapa 2: El Toyo > Tabernas, 65 km

En la segunda etapa, con casi 2000 metros de desnivel, los participantes subieron un puerto de más de 15km con bastante calor, en el que nuestro ciclista sufrió unos impactos que repercutieran en su brazo izquierdo. “Tuve una pequeña quemadura a causa de la fricción con la prótesis, pero seguí, esperando a que no fuera a más”.

 

Etapa 3: Tabernas > Tabernas, 93 km

En el ecuador de la competición, los ciclistas se enfrentaron a un terreno con muchos desniveles que iban desgastando a los participantes poco a poco. En esta etapa, Christian no perdió su afán de superación: “el brazo ha sufrido más de lo que me hubiera gustado, la quemadura no me dejaba ir a gusto, pero quedé muy contento con el resultado. Ya queda menos para cruzar la meta.”

 

Etapa 4: Tabernas > Tabernas, 106 km

La cuarta etapa comenzó con el ritmo muy alto que, sumado a la complicada climatología del día, resultó una etapa muy dura. “En esta etapa estuve muy preocupado por las quemaduras en mi brazo izquierdo. Tras valorar alternativas, ninguna que solucionara la situación, una compañera me comentó que tenía unos protectores para la piel y me fueron fenomenal”.

 

Etapa 5: Tabernas > El Toyo, 64 km

Al llegar a la última etapa, Christian demostró ser una fuente inagotable de energía y valentía. “El cuerpo ya no tenía mucha gasolina, aun así, regulamos hasta llegar a meta e incluso disfrutamos de la última rambla. Estoy muy contento con el resultado, lo he dado todo.” 

 

Al preguntar a Christian por sus planes de futuro, no duda en seguir su camino de superación y crecimiento personal:

“Seguiremos superando barreras, obstáculos y demostrando que los límites que alguien estableció un día, se pueden superar.”