Coste de vida y guerra por el talento en la movilidad internacional

Recursos Humanos y la continuidad

Belén Martínez y Anna Puigmal

Según el informe anual de Coste de Vida 2022 de Mercer, la guerra en Ucrania y el consecuente aumento de la inflación, ha añadido más incertidumbre al mercado laboral internacional complicando la gestión de los empleados desplazados a otros países. La fluctuación de los tipos de cambio y la irrupción del teletrabajo completan los principales parámetros que están reconfigurando la estrategia de movilidad internacional de los asignados internacionales.

El coste de vida es un concepto que representa el valor o precio de los bienes y servicios consumidos por las personas, en un mercado y tiempo concreto y que, en movilidad internacional, ayuda a determinar si un empleado asignado a una ciudad distinta a su lugar de origen podrá mantener su capacidad de compra o poder adquisitivo. El informe de Mercer analiza los precios de en una cesta de más de 200 bienes y servicios en 227 ciudades de los cinco continentes.

Tras 20 años elaborando este informe, y dadas las adversidades adicionales que afrontan las compañías, Mercer ha decido incorporar nuevos factores para actualizar su análisis, como el coste de artículos necesarios para el trabajo en remoto (ordenadores portátiles, menaje de oficina y otras herramientas tecnológicas). Para ofrecer una visión real del nivel de precios, cuenta con un equipo de analistas que estudian cada una de las ciudades del ranking para configurar el coste de una cesta de más de 200 bienes y servicios (incluyendo la vivienda, el transporte, la comida, la ropa, los artículos para el hogar y el entretenimiento). Tomando como referencia de ciudad de Nueva York, por encima de la posición 100 se sitúan las ciudades más caras y por debajo las más económicas.

En este contexto, el bienestar financiero de los empleados se consolida como elemento clave para atraer el mejor talento, esta incertidumbre complica aún más la actual “batalla por el talento” que está experimentando el mercado. Las organizaciones necesitan más que nunca disponer de datos precisos y fiables para poder definir una estrategia sólida con unos paquetes retributivos acordes a las circunstancias.

Las condiciones económicas y laborales están cambiando más rápido que nunca, de manera que las compañías necesitan mayor precisión para ajustar los costes de sus asignaciones internacionales y, a su vez, poder ofrecerles unos paquetes de compensación competitivos.

Si vamos al detalle de las ciudades destacadas en el ranking, a nivel local Madrid y Barcelona ocupan la posición 90 y 78 respectivamente y se sitúan entre las ciudades de Europa más atractivas para compañías multinacionales en busca de destinos competitivos para sus expatriados.

A nivel global, después de Hong Kong, cuatro ciudades suizas encabezan el ranking: Zúrich, Ginebra, Basilea y Berna, seguidas de Tel Aviv y Nueva York. Otras tres ciudades asiáticas: Singapur, Tokio y Pekín, completan el ‘top 10’ de la lista de las ciudades más caras del planeta.

Los empleados expatriados son remunerados aplicando el nivel de precios para mantener su nivel de vida y capacidad adquisitiva. Sin embargo, la actual incertidumbre está reduciendo su capacidad de ahorro, lo que ha aumentado la preocupación de los desplazados por su calidad de vida en sus respectivos destinos, poniendo de relieve la necesidad de las multinacionales de detectar destinos que les aporten mayor estabilidad socio-económica.

¿Necesita más información?

Contacte con nosotros

*Campos obligatorios