De compras por el mundo en pleno confinamiento

Recursos Humanos y la continuidad

Juan Manuel Montoro

Si alguien esperaba ver un parón en los procesos de fusiones y adquisiciones de empresas durante esta pandemia que nos ha tocado vivir, se habrá dado cuenta de que no ha sido exactamente así. El cierre de fronteras y el teletrabajo no han impedido a las compañías, y entre ellas las españolas, aprovechar las oportunidades que había en el mercado, la liquidez disponible y un contexto de bajos tipos de interés para tratar de posicionarse en nuevos mercados.

Y es que la pandemia ha vuelto a poner de manifiesto que no se puede depender solo de la demanda interna y que para sobrevivir hay que ambicionar otros mercados diversificando riesgos y aprovechando nuevas oportunidades.

Durante el año 2020 no solo las empresas españolas han sido objeto de operaciones de fusiones y adquisiciones (M&A) sino que también las nuestras han salido de compras. En total, según Refinitiv -antes Thomson Reuters- en España se llevaron a cabo cerca de 1.000 operaciones, un 31% menos de las realizadas en 2019, pero con un incremento notable del valor de dichas operaciones impulsado por las fusiones bancarias.

Con el desarrollo y aprobación de las vacunas para combatir la pandemia, las operaciones de M&A se han ido reactivando, mostrando una tendencia optimista para España en 2021. Según Transactional Track Record, a cierre del mes de febrero del presente año las empresas españolas ya han completado 49 operaciones de M&A hacia el exterior, centrándose principalmente en los mercados de Estados Unidos, Francia y Portugal. Por otro lado, nuestras empresas han sido objeto de 67 operaciones por parte de empresas con sede principalmente en el Reino Unido, Estados Unidos y Francia.

En el proceso de análisis de los riesgos inherentes en la empresa objeto de una operación de M&A no puede obviarse el riesgo derivado de las personas que trabajan en la misma y de aquellos que la gestionan. No hay duda de que las personas constituyen el principal activo de la empresa, pero también son a la vez su principal riesgo que se ha de identificar, analizar y gestionar para evitar poner en peligro el logro de los objetivos que se persigue con la expansión internacional.

Hay numerosas situaciones de riesgos relacionadas con las personas tales como la identificación y fidelización del talento, los planes de sucesión, el cumplimiento normativo, los términos y condiciones de la compensación y los beneficios sociales, las cláusulas contractuales, la cultura, etc. Y no estamos hablando solo de identificarlos y de planificar y gestionar su integración, estos riesgos también pueden impactar en la determinación del precio de compraventa de una empresa. Hay que analizarlos en detalle y cuantificarlos, con la misma disciplina y rigor que otros riesgos, para evitar que una vez se haga efectiva la toma de control de la empresa objeto de M&A se tenga que atender a una serie de pagos no previstos que se deberían haber descontado del precio que sirvió de base para la negociación.

Disponer de un equipo transversal que permita abordar el riesgo derivado de las personas de una manera eficaz e integral es fundamental para evitar recurrir a soluciones reactivas y puntuales tras el cierre de la operación de M&A, no planificadas ni previstas con antelación, y para protegerse de variaciones deliberadas en el precio a fecha de cierre. El conocimiento transversal especializado en los riesgos de capital humano puede marcar la diferencia.


También puedes escuchar el podcast aquí



¿Necesita más información?

Contacte con nosotros

*Campos obligatorios