Reajustando las prioridades de las empresas para gestionar los riesgos de los empleados

Recursos Humanos y la continuidad

Isabel Bolea

En cuestión de semanas, la pandemia obligó a las empresas a cambiar los modelos de operación migrando al trabajo en remoto y puso de manifiesto el gran impacto que las incidencias en la salud de los empleados tienen sobre los negocios.

Han pasado más de dos años desde aquellos primeros momentos de emergencia y hemos tenido tiempo suficiente para identificar carencias, riesgos e impactos derivados de esta situación. La necesidad de herramientas y de habilidades digitales para el desarrollo seguro de las nuevas formas de trabajo o el agotamiento de los empleados, son algunas de estas realidades.

Tanto es así, que más de 2.500 profesionales de gestión de riesgos y de recursos humanos en todo el mundo, han coincido en situar los riesgos de ciberseguridad en el primer puesto de las amenazas para las empresas y un 87% ha reconocido que aquellos relacionados con la salud son, igualmente, una grave amenaza para la continuidad de los negocios. 

Estos son algunos de los principales resultados del estudio People Risk 2022, realizado por Mercer, en el que se han analizado 25 riesgos personales agrupados en 5 categorías: salud y seguridad, gobernanza y financieros, digitalización acelerada, prácticas relativas al talento, y aspectos medioambientales y sociales.

Uno de los más destacados, con un gran impacto para el negocio, es la salud mental, cuya alteración puede tener su reflejo directo en el absentismo, la solicitud de bajas o incapacidades. El estudio revela que un 60% de las empresas tienen ya este síndrome de desgaste identificado como un claro riesgo y están invirtiendo en su prevención y tratamiento. Es de vital importancia, en este sentido, que las empresas sean capaces de generar entornos de escucha y comunicación donde los empleados puedan compartir sus estados de ánimo y preocupaciones. Igualmente, las prestaciones y programas de fomento del bienestar físico y mental son una pieza clave en la prevención de los riesgos sobre la salud y la seguridad de los empleados.

Por otra parte, nuevas prácticas laborales han puesto de manifiesto dificultades y desigualdades derivadas de la flexibilidad. Una asignatura pendiente para el 57% de las empresas, que se muestran poco o nada satisfechas con los sistemas de apoyo de su organización para permitir formas de trabajo remotas, híbridas u otras formas flexibles. En este mundo cambiante, las personas necesitan una mayor escucha activa y empatía. Las empresas pueden prevenir estos impactos poniendo en marcha una estrategia de bienestar basada en valores, creando un entorno seguro, estando atentos a las necesidades individuales y facilitando las posibles soluciones.

Sin embargo, la gestión de estas estrategias es cada vez más compleja y difícil. El aumento del coste de los beneficios para la salud o un diseño y comunicación inadecuado, ponen en riesgo la sostenibilidad de los planes de beneficios y la rentabilidad de las organizaciones. Este estudio revela que siguen existiendo oportunidades para gestionar mejor los costes y destaca tres estrategias principales para esta mejora: la promoción de la salud basada en datos, el valor aportado en las coberturas y el impulso de la eficiencia. Según el estudio, aproximadamente la mitad de las organizaciones tiene previsto invertir en la reducción de los riesgos de gobernanza y financieros en los próximos 1 o 2 años.

Desde luego, lo que queda claro a lo largo de todo el estudio, es que las organizaciones están reevaluando sus prioridades para centrarse en los beneficios y en el bienestar integral de sus empleados. Muchos son los retos y dificultades que deben afrontarse, pero un enfoque de prevención y mitigación de los riesgos personales permitirá a las organizaciones lograr una ventaja competitiva a través de la resiliencia y la agilidad durante los tiempos complejos.

El estudio People Risk 2022 concluye que el éxito de las empresas depende de una estrategia centrada en las personas, en el valor aportado y de la necesaria colaboración entre los departamentos de riesgos y de recursos humanos. Esta sinergia les permitirá adoptar una estrategia más proactiva y anticiparse a eventos disruptivos para su negocio.

¿Necesita más información?

Contacte con nosotros

*Campos obligatorios