Planes de rentas o de prejubilación, una solución eficaz ante las reestructuraciones

Recursos Humanos y la continuidad

Rosa Farré

La crisis sanitaria del Covid-19 está teniendo un enorme impacto en las empresas de nuestro país. Son muchas las empresas que actualmente siguen en ERTE y, probablemente, muchas de ellas se verán obligadas a realizar desvinculaciones con parte de sus trabajadores para reflotar la situación y para encarar la deseada recuperación.

En este contexto, los planes de rentas o planes de prejubilación se plantean como una solución muy eficaz y menos agresiva para llevar a cabo los necesarios reajustes de fuerza laboral que necesita la recuperación económica. Este sistema, conocido y utilizado por muchas empresas españolas desde hace años, permite tanto facilitar el proceso natural de sustituir aquellos empleados de mayor edad, para dar cabida a la atracción y retención del mejor talento joven, como la amortización de puestos de trabajo.

Bajo esta perspectiva y con el fin de ayudar a las empresas en la toma de decisiones, Mercer ha lanzado una nueva edición del Estudio de Mercado desvinculaciones 2020: planes de renta e indemnizaciones, basado en más de 100 procesos de desvinculación, correspondientes a más de 80 empresas inmersas en procesos de reestructuración realizados en los últimos 7 años, con el objetivo de obtener información valiosa, sobre cómo se están diseñando estos planes.

Según datos del estudio, se pone de manifiesto que la prejubilación es una medida que están utilizando tanto las grandes empresas, como las empresas a partir de 100 empleados. Considerando la totalidad de la muestra, las empresas redujeron de media un 6,20% sus plantillas mediante prejubilaciones.

Por lo que hace referencia al procedimiento laboral utilizado para la instrumentación de las prejubilaciones, obtenemos la siguiente distribución:


El despido colectivo sigue siendo el procedimiento laboral más utilizado (51% de la muestra), aunque cada vez hay más empresas que están utilizando en su sustitución los acuerdos voluntarios, para evitar en algunos casos la aportación extraordinaria al Tesoro Público. El estudio desglosa los resultados de la muestra en función de las empresas que han instrumentado los planes de rentas mediante despidos (colectivos o individuales) y las que lo han instrumentado vía acuerdos voluntarios, ya que hay una serie de características diferentes en cada caso.

En lo que se refiere a la edad de acceso a los programas de rentas se obtiene la siguiente distribución:


En el caso de planes de rentas instrumentados vía despidos, el porcentaje de renta a complementar se sitúa en un 36% de los casos entre el 75%- 80% del Salario Neto Total. En el caso de los planes de rentas instrumentados a través de acuerdos voluntarios, el porcentaje de renta a complementar se sitúa en un 37% de los casos entre el 70%- 75% del Salario Bruto Total.

Hemos observado un incremento de los planes de rentas para mayores de 60 años. Empresas que hasta ahora han aplicado medidas de jubilación parcial, se están decantando por este otro mecanismo debido a las modificaciones legislativas que han ido penalizando su uso.

Esto pone de manifiesto, el éxito de los instrumentos que acompañan al empleado hasta el momento de la jubilación, manteniendo mes a mes sus ingresos y sobretodo la cotización a la Seguridad Social mediante la suscripción del Convenio Especial, para no tener penalización en la pensión de jubilación.

Disponer de datos sobre la práctica de mercado, puede ayudarle a tomar las decisiones más adecuadas en cada momento.

¿Necesita más información?

Contacte con nosotros

*Campos obligatorios