Protección integral del expatriado

Protección integral del expatriado

Capital intelectual /

Protección integral del expatriado
Calendar12 julio 2018

Autora: Dra. Marisol Sanz

Para un expatriado el tener una adecuada protección de la salud en el momento de la expatriación es una de los elementos clave que puede condicionar el éxito o el fracaso de la misma, máxime cuando al trabajador le acompaña su grupo familiar.

En su Artículo 14, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales española establece que los “trabajadores tienen derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo”, lo que supone a su vez el “deber del empresario de protección de los trabajadores frente a los riesgos laborales” y la obligación de “garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo”.

La obligación de cuidado de las empresas para con sus empleados (conocida como “Duty of Care”) no se restringe únicamente al ámbito local (centro de trabajo en España) sino que alcanza también al empleado en sus desplazamientos por motivos de trabajo. Esto quiere decir que las empresas deben ocuparse de la salud y la seguridad de sus empleados desplazados (ya sea por períodos largos o por cortas estancias) del mismo modo como se ocupan de la salud de los empleados locales, esto es:

  • Realizando una planificación de la prevención
  • Acometiendo la evaluación inicial de los riesgos que comporta la actividad que desarrollen los empleados
  • Implantando medidas de acción preventivas acordes a la exposición al riesgo de estos empleados o incluso a los riesgos que ya han sido detectados
  • Informando de los riesgos y formando a los empleados en la manera de prevenirlos (Artículos 18 y 19 de la LPRL)
  • Dando solución a las incidencias o situaciones especiales que se planteen, en relación con la salud y la seguridad en el trabajo

En el entorno de la movilidad internacional, es crítico evaluar la exposición al riesgo a que se va a someter al empleado. Como sabemos, existen numerosos riesgos de diversa índole, entre los cuales podemos destacar:

  • Accidentales: por ejemplo, un accidente de tráfico
  • Naturales: temperaturas extremas, terremotos, huracanes, etc.
  • Biológicos: determinadas enfermedades, como el paludismo o la hepatitis, producidas por agentes biológicos
  • Relativos a la seguridad y derivados de la intencionalidad del ser humano: robo, extorsión, secuestro
  • Psicosociales: consecuencia de una inadecuada adaptación al nuevo entorno y que puede generar, por ejemplo, niveles alarmantes de estrés o trastornos transitorios de la conducta

Evaluar y poner bajo control los posibles riesgos implica colocar bajo la lupa un considerable número de variables que intervienen en el desplazamiento (perfil del empleado, destino, tipo de trabajo que va a realizar, si va o no acompañado de familia, etc.), así como las alternativas disponibles para eliminar o minimizar los impactos.

De este modo, cubrir adecuadamente las posibles necesidades de salud pasa por facilitar una alternativa que pueda equipararse, al menos, al sistema nacional de salud del país de origen. El extenso catálogo de servicios de nuestro sistema requiere que seamos especialmente cuidadosos a la hora de plantearnos la mejor solución, tanto en lo relativo al alcance de la cobertura (mayor o menor amplitud) como al acceso a los servicios que tendrá el empleado, que será diferente al de España.

Análogamente, cuando las empresas desplazan empleados a zonas especialmente conflictivas, de difícil acceso o con un nivel sanitario escaso o prácticamente inexistente, hay que analizar las diferentes alternativas para salvaguardar la integridad física y cuidar adecuadamente la salud. Si los empleados se encuentran en países de riesgo o alto riesgo social o político es necesario valorar si se requiere una cobertura específica para la seguridad (consultores especializados en seguridad que puedan dar soporte tanto a la empresa como al empleado, a través de una póliza de riesgos especiales, etc.). En un escenario como éste, muchas empresas consideran fundamental tener localizados a los empleados movilizados, sobre todo si se encuentran en lugares de difícil acceso; para ello existe tecnología y sistemas de localización específicos que permiten localizar al empleado de manera inmediata y poner en marcha medidas excepcionales en caso de sobrevenir un incidente.

En línea con lo anterior, en entornos geográficos complejos es vital contar con una alternativa que ponga a disposición de la empresa los medios para evacuar al empleado al lugar más cercano en el que facilitarle asistencia médica si ésta fuera necesaria e, incluso, repatriarle a su país de residencia habitual si la gravedad de la situación lo requiere.

Considerando lo anterior, antes de iniciar el desplazamiento de los empleados, cabría hacerse todas o algunas de las siguientes preguntas:

  • ¿Está cumpliendo la empresa con la legislación española en lo relativo a formación e información en el desplazamiento?
  • En caso de ser necesario, ¿se puede demostrar a la administración que la empresa ha cumplido con sus obligaciones legales antes del desplazamiento, durante el desplazamiento y durante una situación de crisis (si ésta se ha producido)?
  • ¿Hay algún requerimiento de cobertura de salud específico en el país de destino?
  • ¿Sería conveniente realizar una valoración previa del estado de salud (reconocimiento médico) de los empleados antes de desplazarlos?
  • ¿Qué vehículo/s de cobertura se ajusta mejor a los desplazamientos de la empresa?
  • ¿Es preferible contar con una única solución para todos los empleados desplazados o pueden implementarse diferentes soluciones en base a distintos perfiles y destinos?
  • ¿Cómo tiene previsto la empresa mantener informados a los empleados desplazados sobre las alertas sanitarias y de seguridad?
  • ¿Está contemplada una eventual situación de crisis (por motivos de salud, sociales, políticos, un accidente, etc.) y el vehículo adecuado para resolverla?
  • Si el destino es Europa, ¿es suficiente con la Tarjeta Sanitaria Europea o habría que contratar un seguro de salud o asistencia en viaje?
  • ¿Es una alternativa óptima el seguro de salud local de la empresa?
  • ¿Cómo se debe informar de todos los riesgos en un país de destino conflictivo?

Pueden encontrarse muchas alternativas para proteger la salud y la seguridad del empleado, ya sea desde el ámbito de la consultoría o desde el ámbito de los mercados aseguradores, tanto a nivel local como internacional; sin embargo, además de cumplir con la legislación, es fundamental para las empresas adaptar la solución escogida a las situaciones reales de desplazamiento en lugar de ajustar la situación de desplazamiento a los productos estándares disponibles.

Los empleados desplazados son especialmente sensibles a todos los aspectos relacionados con su salud y su seguridad. Ambos son un punto clave en el éxito de una asignación internacional. Ocuparse de la salud y la seguridad antes del desplazamiento puede suponer eliminar una fuente de preocupación y no tener que destinar más recursos de los necesarios al control de una situación compleja durante y después de la asignación.

  ¿Necesita más información?
Contacte con nosotros
*Campos obligatorios