Seguros de dependencia

Seguros de dependencia

Capital intelectual /

Seguros de dependencia
Calendar16 mayo 2018

Autor: Alfredo Rey

¿Alguna vez habéis pensado qué haríamos si en caso de un grave accidente perdemos la movilidad y por tanto nuestra independencia vital? Pero no pensemos sólo en estos trágicos casos, es ley de vida que a partir de cierta edad necesitemos ayuda personal para nuestro comportamiento cotidiano.

Hasta ahora el modelo clásico era “La Familia es la respuesta” (sí, familia con mayúsculas).

Pero en la nueva sociedad cada vez las unidades familiares unipersonales están más difundidas e incluso en las familias consideradas clásicas es complicado conciliar las obligaciones laborales con el trabajo extra de cuidar a los seres más queridos.

En la sociedad del bienestar a que estábamos acostumbrados en occidente, los organismos públicos correspondientes idearon ayudas para las personas dependientes y sus cuidadores cercanos, el problema es que la ley que se decretó hace más de 10 años en la práctica actual es claramente insuficiente, y muchas veces ni siquiera se puede poner en práctica por la falta de recursos.

Como para todo, aquí está la ayuda del seguro, en este caso el Seguro de Dependencia. Con este tipo de pólizas se puede cubrir o bien servicios que necesita el asegurado, o bien la presencia en el hogar de una persona que le ayude, o bien puede proporcionar un capital o renta periódica destinado a cubrir las anteriores, incluyendo la compra de accesorios o materiales que fueran imprescindibles en el cuidado del enfermo.

Pero a pesar de que en España tenemos una elevada expectativa de vida y el número de personas dependientes ronda el 1,2 millones, de momento el seguro de dependencia no ha tenido una gran difusión en nuestro país. Algunas de las razones para esta falta de desarrollo pueden ser que:

  • Nos negamos a considerarnos “mayores”, para muchos hablar de este tema aún es un tabú, por lo que no existe una demanda real de este tipo de productos
  • No hay cultura de previsión a un futuro a largo plazo, tan sólo tenemos que pensar en la problemática de nuestras pensiones
  • Cualquier beneficio de estos seguros debería tener un claro beneficio fiscal sin olvidar los aspectos positivos del servicio
  • El coste de la cobertura total del servicio que consideramos necesario podría elevarse entre 500 y 3.000 euros al mes, dependiendo del grado de dependencia, lo que encarecería el precio del seguro
  • Confiamos que el Estado nos proveerá de las coberturas necesarias
  • Ciertos elementos contractuales como la máxima edad de contratación y de permanencia lo hacen poco atractivo

El vehículo que se está utilizando hasta ahora para este tipo de seguros es incluirlo como una garantía complementaria en los seguros de Vida, al igual que hacemos con la garantía de invalidez. Si sumamos la tipología de los asegurados, la complejidad de las prestaciones y el elevado coste de este tipo de seguros debemos pensar en alguna otra alternativa para poder hacer más atractivos estos seguros.

En este sentido hay países que ya han dado algún paso adelante para garantizar la viabilidad de estos productos, así:

  • En EE.UU. se tiende a un producto mixto: capitalización de ahorros y tasas de riesgo similares a las de gran invalidez
  • En Francia las primas se revisan dependiendo del resultado técnico de la póliza: una especie de “mutualización”
  • En Alemania va incluido como servicio obligatorio en los seguros de salud públicos o privados, su precio está fijado por Ley como un porcentaje del salario y se obliga tanto al empresario como al trabajador a que coticen a la Seguridad Social para generar una bolsa que complemente el sistema público

En la actualidad en los productos de dependencia existentes en el mercado español las coberturas principales consisten en el pago de una indemnización que puede ser en forma de capital o renta.  Las prestaciones más comúnmente incluidas son:

  • Tele asistencia
  • Ayuda a domicilio (necesidades del hogar y cuidados personales)
  • Servicio de centro de día
  • Servicio de atención residencial
  • Prestación económica vinculada al servicio (cheque servicio)
  • Prestación económica de asistencia personal
  • Prestación económica para cuidados en el entorno familiar

Con el envejecimiento de la población deberá cambiar nuestra mentalidad sobre la previsión social y personal y poco a poco nos iremos concienciando de la necesidad del ahorro para nuestra jubilación y para poder hacer frente a las limitaciones en nuestra salud.

Con este panorama surgen varias preguntas: ¿existe realmente el seguro de dependencia en España? ¿cuál sería la mejor forma de incentivarlo y de articularlo dentro de un seguro para hacerlo atractivo? ¿a través de un seguro de ahorro, quizás?

  ¿Necesita más información?
Contacte con nosotros
*Campos obligatorios