Variabiliza que no es poco

Variabiliza que no es poco

Capital intelectual /

Variabiliza que no es poco
Recursos Humanos y la continuidad
Calendar09 octubre 2019

Autor: Enrique Torres

La historia de gestión de los RRHH tiene hitos muy significativos, algunos de ellos gloriosos y otros no tanto. Al igual que la historia de la humanidad a lo largo de centurias ha pasado por momentos de luces y sombras, así ocurre con la forma en la que las organizaciones han ido definiendo, en paralelo con el avance de las civilizaciones, su forma de gestionar y retribuir a sus profesionales y empleados.

Durante muchos siglos y durante el nacimiento y el ocaso de los imperios, la gestión de los RRHH y su retribución era básica: “usted hace, usted cobra; usted hace más, usted cobra más”. Sencillo. Palpable.

Al igual que en otros campos de la ciencia, la ingeniería, la electrónica, la mecánica y la física en sus clausulados básicos, los últimos tres siglos han albergado mayor volumen de cambios y alteraciones que los anteriores milenios. La Tierra tardó miles de millones de años en configurar formas avanzadas de vida desde la primera célula, las primeras bacterias y los primeros organismos unicelulares y pluricelulares. Pero desde el Siglo XVIII, el nuevo escenario vital, humano y relacional que conforma en todo el planeta la Revolución Industrial y la aparición y conformación del Sector Servicios cambia y muta todas las cosas, entre ellas el mundo de los RRHH.

Se identifican nuevas estructuras organizativas, escalas profesionales, diferentes escenarios de colectivización para diferentes entornos sectoriales, mapas de posiciones, categorías y se renueva y actualiza el escenario de la compensación, hasta llegar al concepto de la compensación total y sus ulteriores actualizaciones.

Cada empresa en el momento en el que nace bebe de tres fuentes de conocimiento en el crecimiento y ritmo de mejora y evolución de su actividad: 

- En primer lugar, vive y crece a través del valor incalculable de la iniciativa empresarial y por ella genera inquietudes, cambios de ritmo, expansiones geográficas, cambios de productos y servicios, mejora continua.

- En segundo lugar, bebe de las fuentes de lo que otros competidores hacen y han hecho, iluminando el camino de un proyecto que, si bien aspira a ser genuinamente único y auténtico, ha de convivir con otros tantos proyectos cuyas dinámicas, filosofía y planteamiento generan un telar de contexto que no debe ni puede ignorarse.

- En tercer y último lugar, todo proyecto al comienzo es como un bebé recién nacido, y tanto la iniciativa como el mercado han de dibujarse e interpretarse a través de las diferentes fases de la vida de un ser vivo: nacimiento, infancia, adolescencia y etapa adulta… con la virtud de que un proyecto empresarial puede pervivir generaciones en la etapa adulta y actualizarse con la inquietud de un chiquillo de 15 años.

En cada una de estas fases la correcta identificación entre el momento que vive la empresa, la estructura organizativa que ha de acompañar cada una de las fases de su vida y las dinámicas de RRHH, podrán ser el sostén necesario para que la criatura respire, camine, crezca y viva. 

En el apartado de la compensación, hay organizaciones jóvenes podrán pervivir un tiempo con un modelo básico de compensaciones fijas asociadas por niveles junto con una panoplia de beneficios no demasiado complejos. Sin embargo, al acercarse a la etapa adulta si ignoramos tanto la necesidad de conceptualizar componentes variables a corto, medio y largo plazo asociados a determinados perfiles y niveles profesionales mediante la remuneración de logros clave y estratégicos en la vida de nuestra compañía, y también si ignoramos la creatividad y dinamismo con la que el talento en la actualidad aspira a ser remunerado con fórmulas individualizadas en el marco de una política común y homogeneizada, entonces labraremos éxitos momentáneos, pero seguramente tendremos difícil llegar a una la etapa adulta en la que nuestros proyecto sea a su vez, centro y faro de un camino propio y espejo en el que muchos se miren.

 
 
 
 
  ¿Necesita más información?
Contacte con nosotros
*Campos obligatorios