La salud mental de los empleados, la gran olvidada de los planes de bienestar

 

  • El último estudio de Mercer sobre el avance de las Políticas de Bienestar en las empresas españolas refleja el escaso cuidado de la salud mental de los empleados a pesar del aumento de diversos trastornos relacionados con el trabajo.
  • Mercer plantea la necesidad de que las empresas se impliquen y favorezcan la creación de una cultura corporativa de apoyo a través de diversas medidas de sensibilización, divulgación y formación.
  • El estudio también destaca la necesidad de una mejor salud financiera haciendo hincapié en la educación al ahorro desde el comienzo de la carrera profesional para una mejor planificación.

El último estudio de Mercer sobre Políticas de Bienestar en el trabajo constata que si bien la salud mental está cobrando relevancia a medida que los datos respaldan esta necesidad, se hace evidente la falta de medidas específicas que promuevan el equilibrio entre aspectos laborales y personales de los empleados. Además, las conclusiones confirman las notables carencias de la salud mental en el sistema sanitario –España apenas cuenta con 6 psicólogos por cada 100.000 habitantes frente a los 18 de media de la UE–, tanto público como privado, en España, donde la pandemia no ha hecho sino acelerar las deficiencias existentes: a la escasez histórica de recursos se ha sumado el incremento de la demanda.

 

Para abordar este reto, Mercer plantea la necesidad de que las empresas se impliquen y favorezcan la creación de una cultura corporativa de apoyo a través de medidas como: ofrecer acceso a seguros privados, así como servicios psicológicos en los centros de trabajo, organizar talleres de sensibilización y divulgación que eviten la estigmatización u organizar programas externalizados de orientación apoyados en soluciones digitales de asesoramiento.

 

A través de este estudio, la compañía ofrece un análisis de las intenciones de las empresas y las acciones que están llevando a cabo para cuidar de la salud mental, física, y financiera de sus empleados según sus necesidades sociales y culturales. Todo un reto si tenemos en cuenta la multigeneracionalidad presente en las organizaciones, que hace necesario conjugar las expectativas de cada colectivo con los objetivos económicos del negocio.

 

En este sentido, Mercer propone una filosofía de 360° que promueva tanto el bienestar físico y mental como el financiero y el social. Un modelo basado en que las medidas implementadas dentro de cada pilar afecten de forma simultánea a todos los empleados y que éstos, a su vez, puedan trasladar los efectos a su entorno familiar.

 

El 59% de los trabajadores españoles sufre estrés laboral (según datos del INE). Asimismo, la OMS señala que la salud mental es la segunda causa de enfermedad relacionada con el absentismo laboral, detrás de la salud muscular, y prevé que la salud emocional pase a ser el primer motivo de baja laboral en los próximos años. Además, la reciente encuesta sobre la salud mental de los españoles realizada por el CIS en 2021 revela que, entre un 11% y un 27% de los problemas de salud mental se atribuyen a problemas laborales y que más de la mitad de las personas que padece un trastorno metal no recibe un tratamiento adecuado. Por otro lado, el gran aumento en el consumo de psicofármacos –España es el segundo país de la UE en consumo de ansiolíticos– es muy revelador.

 

Si bien es cierto que la gran mayoría de las encuestadas (94%) ya tienen implementadas medidas de bienestar para sus empleados, es importante destacar que sus políticas están centradas en seguros de salud, ahorro o retribución orientada al desempeño, dejando un gran vacío en cuestiones relativas a la salud mental, que sólo suponen un foco de atención para el 58% de las compañías.

 

Otro de los pilares fundamentales del bienestar de los empleados es la salud financiera; un área que, al igual que la salud mental, requiere de un fuerte impulso por parte de las empresas ya que apenas un 65% de las empresas cuentan con un sistema de previsión para sus empleados en un contexto en el que el incremento de la esperanza de vida y la reducida tasa de natalidad, ponen en cuestión la sostenibilidad del sistema público.

 

Es muy habitual que las empresas implementen medidas de bienestar de manera aislada en lugar de integrarlas dentro de un programa calendarizado que les permita hacer un seguimiento de los resultados. Para garantizar el éxito de las políticas de bienestar, Mercer recomienda realizar un análisis previo de las necesidades del colectivo dentro de cada pilar (físico, mental, financiero y social), seleccionar aquellas que resulten de inminente abordaje, fijar metas concretas en base a un calendario preestablecido y establecer métricas que ofrezcan datos sobre el éxito o fracaso de la medida.

 

El estudio se ha elaborado a partir de una muestra integrada por 70 empresas; siendo ocho de cada diez multinacionales especialmente centradas en el sector de la distribución, de las cuales, más de la mitad cuentan con más de 450 trabajadores.

 

Sobre Mercer

En Mercer creemos en la construcción de futuros más brillantes, redefiniendo el mundo del trabajo, reconfigurando la planificación de la jubilación y la inversión, y facilitando la salud y el bienestar. Mercer tiene más de 25.000 empleados ubicados en 43 países y trabaja en más de 130 países. Mercer es un negocio de Marsh McLennan (NYSE: MMC), la firma de servicios profesionales líder a nivel mundial en las áreas de riesgo, estrategia y personas, con 76.000 profesionales y unos beneficios anuales de más de 17 mil millones de dólares. A través de sus negocios líderes en el mercado, incluidos Marsh, Guy Carpenter y Oliver Wyman, Marsh McLennan ayuda a sus clientes a navegar en un entorno cada vez más dinámico y complejo. Para obtener más información, visite www.mercer.es. Síganos en Twitter @Mercerspain.